Una promesa fue el comienzo de mi historia en el leonismo

Una promesa fue el comienzo de mi historia en el leonismo

Una promesa fue el comienzo de mi historia en el leonismo. Si, una promesa; te lo cuento.
Era el invierno de 2017, y en mi ciudad, Arucas, impulsaba una bonita campaña de navidad para la Asociación de Empresarios. Se trataba de hacer una promesa y, al cumplirla, subir testimonio a Facebook. Pues mi ahora compañera y madrina en el Club, Felisa, hizo la promesa de conseguir un nuevo miembro para el Club de Leones de Arucas. Mi madre, maestra jubilada, y con una gran vocación de servicio a los demás, me pareció la candidata perfecta. No me costó mucho convencerla de que se encontrara con Felisa, y así la promesa se cumplió. En la foto que acompaña esta historia pueden ver a mi madre, Clorinda, y a Felisa, en el momento en que ese encuentro tuvo lugar, en diciembre de 2017.
Acompañé a mi madre a varias asambleas del Club y fui partícipe de su entusiasmo y entrega. Desgraciadamente nos dejó en agosto de 2020, aunque para mí y para muchos que la conocieron, sigue muy presente. Todo el Club me arropó en esos momentos y, sobre todo Felisa, estuvo muy pendiente de mí. No es de extrañar entonces, que recogiera el testigo de mi madre, y que hace poquito tiempo dijera yo también “sí” al Club.
Sobre todo me ha encandilado el proyecto Nuevas Voces y trabajaré con ahínco en él, para llevar mi voz y las de mis compañeros allá donde nos quieran escuchar.
Por lo demás, soy una cántabra que vive en Gran Canaria desde pequeñita, cuyo sentido de la vida es aprender y aportar, que el próximo 2022 cumpliré medio siglo, y vivo entusiasmada por mi hermosa familia y los proyectos que nos esperan. Gracias, Club de Leones, por formar parte de mi Historia…y lo que está por venir.
{formbuilder:55464}